Una ley escrita en piedra

May 24, 2020Reflexión

“Las leyes y las constituciones no están escritas en piedra”, es lo que se escucha decir en medio de las discusiones sobre un cambio de la constitución de mi país. La frase tiene como propósito consignar que estos enunciados legales son siempre susceptibles de ser modificados parcial o  totalmente. La sentencia inicial hace clara referencia a una ley escrita en piedra: Los Diez Mandamientos, la ley de Dios.

Ley de Dios

Que los Diez Mandamientos son la ley de Dios, es una creencia muy generalizada;  lo que supone que sea la única ley universal de Dios. No es así. Hay evidencia en la Biblia que el concepto “ley de Dios” es mucho más amplio.
Esto es muy claro para el judaísmo, para quienes este concepto involucraba toda expresión verbal o escrita admitida como inspirada. Nada podría salir de la boca de Dios que no fuera ley en tanto su inmutabilidad.

la Torá o el Pentateuco, a saber: Génesis Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, son para los cristianos los cincos primeros libros de la Biblia, pero para los judios es “La Ley”. No solo para los judios, Jesús dijo: “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas…” (Mateo 5:17). Esta es una alusión a la Tanaj, vale decir, al Antiguo Testamento.

La expresión ”la ley”, en referencia a la Torá. “Los profetas”, haciendo mención a escritos de los profetas mayores como Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel. Y a los profetas menores como Óseas, Amos, Abdias, y otros.
Aclaro muy sucintamente que la designación de profetas mayores o menores, obedece solamente a una clasificación por la extensión de sus escritos y no tiene que ver con asuntos jerárquicos o de algún otro tipo.

Jesús también habla del Pentateuco como de “la ley de Moisés” en indicación al autor de los escritos.  Así el Maestro no sólo válida absolutamente la veracidad, autoría y vigencia de esos escritos, sino que además, refuerza lo que vengo diciendo: El concepto “ley” es mucho más que los Diez Mandamientos, contenidos en la Torá.

Promulgación de la ley

Recordemos que luego de la liberación de la esclavitud sufrida en Egipto, por un período aproximado de cuatrocientos años, los israelíes peregrinan por el desierto en pos de la tierra prometida con Moisés como líder.

A  pocos  meses de haber salido de Egipto, cruzando milagrosamente el Mar Rojo, Dios le pide a Moisés que suba al monte Sinaí y allí Jehová el Señor, promulga la ley, seguramente ya olvidada luego de tan largo cautiverio. Dios escribe con su propio dedo, un compendio de la ley y la entrega a Moisés para que la haga llegar al pueblo.

Cuando digo que Dios promulgó la ley, estoy diciendo que ya existía como un gran marco legal, como una gran constitución universal, no que la haya creado en el Sinaí, eso daría pie a pensar que la estaba creando sólo para los israelitas.

La ley era preexistente a la humanidad, sólo no había sido promulgada ni físicamente escrita. Prueba lo recientemente expresado, que cuando Caín dio muerte a su hermano Abel, cometió un delito, que es infracción a una ley y recibió por ello un castigo. En los albores de la creación cuando el hombre pecó, desobedeció, quebrantó así mismo, un mandamiento de la ley de Dios.

Decía anteriormente que hablar de la ley de Dios, es para muchos hablar de este decálogo escrito en tablas de piedra, pero es mucho más que eso.
Tanto es así que en el mismo momento en que les entrega este compendio, el Señor, les hace llegar leyes sobre los esclavos, la ley sobre actos de violencia, leyes sobre restitución, leyes sobre responsabilidad de amos y dueños, leyes humanitarias, leyes sanitarias. Hoy serían leyes laborales, civiles, penales, de propiedad de derechos humanos, y  otras.

Vigencia de la ley

Los Diez mandamientos  así como toda ley de Dios, están vigentes. Que el decálogo esté escrito en piedra, resalta  su inmutabilidad. A diferencia de algunas leyes como las de salud, por ejemplo, que indicaban tratamientos profilácticos  específicos para algunas enfermedades, cuarentenas, etc.

Hay algunas leyes que fueron  superadas con el avance la de ciencia y la tecnología, particularmente algunas de salud y otras vinculadas con prácticas religiosas, asociadas al santuario y a ritos que prefiguraban el plan de salvación. Con la pasión real de Jesús, se cumplen las prefiguraciones y cambian en la praxis estas leyes. No obstante otras de salud, como la de los animales que podían o no ser alimento, siguen vigentes.

De acuerdo a lo expuesto, los Diez Mandamientos escritos con el propio dedo de Dios, son como la constitución de las ordenanzas divinas, contiene principios fundamentales de múltiples leyes resumidas allí. Son el marco fundamental de toda legalidad, no la única ley.

Pareciera que muchas de estas leyes presentes en la Torá, han perdido vigencia, pero en realidad estas contenidas de alguna forma  en las leyes de cada país, por las cuales nos regimos. La ley de talión, por ejemplo, pareciera abolida, pero no es más que el principio de proporcionalidad que debe haber entre el grado del delito  y el castigo.

Todo el universo que conocemos, así como los sistemas y subsistemas de este planeta, se rigen por leyes, llamadas naturales, de manera que funcionen  equilibradamente entre sí. Esas, creo yo, son también leyes de Dios para nuestro bien.

Las leyes particularmente explicitadas en la Biblia, tienen como propósito la armonía entre las personas, la regulación de la sana convivencia, el facilitar la existencia. Es cierto que los mandamientos se expresan mayoritariamente como restricciones,  pero no parecieran tener otra razón que el que seamos felices.

Amar es la ley

Cuando le preguntaron a Jesús cuál era el mandamiento más importante, respondió citando un texto del libro de Deuteronomio señalando dos: amaras al señor tu Dios y amarás a tu prójimo como a ti mismo.

No son mandamientos diferentes, sólo un resumen de lo que contenían las dos tablas del decálogo. Cuatro mandamientos que establecen la relación con Dios y seis  que regulan la convivencia entre las personas, desde el vínculo más cercano al más lejano, el material. Sin destacar ninguno de los diez, en importancia.

Las siguientes palabras de Jesús, en momentos de la última cena, no establecen en realidad un mandamiento nuevo, son todos resumidos ya no en diez, ni en dos, sino en uno. Ojalá sea nuevo para nosotros  en el sentido de entender que la ley no tiene como propósito central mostrarnos nuestro pecado, ni condenarnos por ello, sino mostrarnos la manera en que podemos ser felices. El énfasis es que amemos, porque ahí está el sentido de toda ley y mandamiento Divino.

”Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros”. (Juan 13:34).

 

 

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mujer versus hombreMujer versus Hombre - Desde el Leprosario - […] el relato del libro del Génesis como verídico, según la validación que Jesús mismo hace de él, así como…
  2. Sábado, sólo un día de descanso - reflexión - leprosario.com - […] irrenunciable, por ley y junto con otros mandamientos lo escribió con su propio dedo en tablas de piedra. Ésta,…
  3. Amor Sufrido - Desde el Leprosario - […] breve paréntesis aquí, para aclarar que sus mandamientos son todos, no diez, ni unos más importantes que otros, ni…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 17 =

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

Artículos relacionados

¿Habrá realmente un juicio?

¿Habrá realmente un juicio?

  Recuerdo nítidamente imágenes ilustrativas de lo que sería un juicio celestial. Se mostraba al individuo juzgado frente a un gran trono. Detrás de ese trono, dos majestuosas y enormes tablas con los Diez Mandamientos. Era realmente intimidante, más bien...

Jesús es Lucifer

Jesús es Lucifer

He hecho mención en otras reflexiones de un personaje nefasto, del enemigo que se esfuerza por alejarnos de Dios; es momento que le dedique las siguientes líneas para conocer lo que las Escrituras dicen de él y de sus propósitos. Me refiero a Satanás. Este ser habría...

Descubre tu ángel de la guarda

Descubre tu ángel de la guarda

“Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día”. Así comienza un popular rezo católico que data del año mil ciento once aproximadamente. No es una oración, porque es sabido que la oración es la acción de comunicarse con Dios. La creencia...

Pin It on Pinterest