Amor Sufrido

Jul 27, 2019Reflexión

Para escribir del Amor sufrido, intentaré primeramente hallar una respuesta a la pregunta: ¿Qué es el amor? Supongo que encontrar  en los diccionarios una respuesta consensuada, no será fácil. 

La diversidad de usos y significados así como la complejidad de los sentimientos que abarca, hacen que el amor sea especialmente dificultoso de definir de manera consistente.

Definiciones 

La definición dependerá  de la especialidad del léxico consultado. Si es de biología, dirá que el amor está relacionado con una serie de reacciones químicas muy particulares en el cerebro, con  variaciones en los niveles de algunas hormonas de nuestro organismo que, suelen desencadenar emociones placenteras e incluso adictivas. 

En el contexto filosófico, el amor podría ser una virtud del ser que representa todo el afecto, bondad y compasión de la persona ligada al bien y contrapuesta a su antagonista, el mal.  

Para la Psicología: Podría se un sentimiento vinculado al afecto y al apego. Productor de una serie de actitudes, emociones y experiencias, en sus diversas formas y, que actúa como importante facilitador de las relaciones interpersonales.

Para la antropología: Lo que conocemos como amor, pareciera  ser un estado evolucionado del primitivo instinto de supervivencia. Instinto que mantenía a los seres humanos unidos, heroicos,  ante las amenazas y facilitaba la continuación de la especie mediante la reproducción.

Otras fuentes

Efectivamente, nuestro breve recorrido por los diccionarios no fue de mucha utilidad, por cuanto estábamos tras un concepto universal, abstracto que, como tal, tiene significados complejos. No se trata de algo tangible y su interpretación puede ser muy subjetiva.

Para la religión: El amor  trasciende al sentimiento y pasa a considerarse la manifestación de un estado del alma o de la mente. Es bondad, compasión, afecto, y el motor que mueve todas las acciones desinteresadas dirigidas a hacer el bien. Identificada, en algunas religiones, con la fuerza que mantiene unido el universo.

Según la ciencia actual: El amor seria la manifestación de expresiones de procesos cerebrales que la evolución proporcionó al ser humano. La idea del alma, o de algo parecido al alma. Probablemente apareció hace entre un millón y varios cientos de miles de años.

No solo encontramos variedad de definiciones, sino tipos de amor como el amor romántico, incondicional, fraternal, filial, platónico, o en el griego el amor Eros, Filós, Ágape.

Y no ayudará mucho un análisis etimológico del término  que nos dirá que del latín amor es mamá. Y menos aún del griego: A, sin y MOR muerte. Que es más bien una característica: el Amor es eterno.

La Biblia 

Consultaremos a otro libro del todo singular, la Biblia, buscando encontrar otra respuesta a nuestra búsqueda, quizás hasta contrapuesta,  pero de ningún modo esta incursión  garantiza el fin de la búsqueda, antes bien podría motivar una investigación más profunda.

Si bien en la Biblia el amor es universal, no es un concepto y tampoco es abstracto, porque en la Biblia amor es Dios:

“El que no ama no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”     1 Juan 4:8

En los lazos  humanos, este amor se manifiesta de  acuerdo al tipo de relaciones que se establezcan: de pareja (eros), entre hermanos o amigos(filial), o el de Dios hacia sus criaturas (Ágape).

“…Dios es amor; y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios en el”   1 Juan 4:16

Amor sufrido

Estos textos Juaninos, son absolutamente confirmados por uno de los más hermosos escritos del inspirado apóstol Pablo, cuando hace la más preciosa y precisa descripción del amor.

El texto comienza diciendo que no importa que capacidades o habilidades tengamos; sin amor no sirven de nada y no soy nada. La inteligencia, la fe, ni la dadivosidad o el altruismo sirven, me puedo dar a mí mismo por otros y no tendrá valor alguno. Dios es amor, sin Dios nada soy y nada puedo. 

El amor es sufrido, el benigno;
El amor no tiene envidia, el amor no es
Jactancioso, no se envanece;
No hace nada indebido, no busca lo
suyo, no se irrita, no guarda rencor;
no se goza de la injusticia, más se
goza de la verdad.
Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo
Espera, todo lo soporta.
El amor nunca deja de ser; pero las
Profecías se acabarán, y cesarán las
Lenguas, y la ciencia se acabará.
Porque en parte conocemos, y en
Parte profetizamos:
Mas cuando venga lo perfecto,
Entonces lo que es en parte se acabará…

1 corintios 13: 4-10

Dios sufrido

Menciona todas características de la Divinidad, porque Dios  es bueno, no es jactancioso, no se gloría, hace lo correcto, no es rencoroso, es perdonador, no se irrita, es justo y verdadero. Todas, virtudes que deberíamos buscar en Él. Además se destacan las inherentes a  la Deidad como son:  eternidad, omnisciencia, omnipresencia perfección.

El pasaje citado comienza diciendo que el amor es sufrido. Si  Dios es amor, entonces Dios es sufrido. No dice que fue, como aludiendo a los pasajes de la pasión de Cristo. Dice que ES y es; verbaliza una condición permanente, un estado del ser.  

Cuesta asimilarlo, pero Dios es sufrido en tanto su relación con la humanidad. Recordamos cuando a poco andar de la creación, dice que “se arrepintió Jehová de haber hecho al hombre en la tierra, y le dolió en su corazón” (Génesis 6:6).

Esta declaración atribuida a Moisés, intenta en un lenguaje humano, plasmar lo que Dios podría sentir ante la rebelión de sus criaturas. Le dolió en su corazón, porque su amor es total, pleno, tal que estuvo dispuesto a darse todo. Pero, no fue y no es, correspondido, condición permanente también.

La expresión “Le dolió en su corazón”  escapa a la comprensión humana, sólo lo puede vislumbrar tenuemente quien amando sin reservas, incondicional y desinteresadamente a un hijo, hermano o amigo o a quien quiera, no es correspondido. Dios no es amado como él quisiera serlo y por ello sufre. Apesar de decirnos  claramente cómo deberíamos amarlo, no lo hacemos:

Si me amáis

“si me amáis, guardad mis mandamientos”   (Juan 14:15)

Un breve paréntesis aquí, para aclarar que sus mandamientos son todos, no diez. No son unos más importantes que otros, ni los dos que resumen diez y tampoco el mandamiento nuevo que los sintetiza.

Dios quiere que guardemos sus mandamientos principalmente, porque es lo que nos hace felices, porque ese es el propósito de toda ley, regular y hacer grata la convivencia entre los individuos. Amarlo a él es amarnos entre nosotros. 

Él quisiera ser amado de manera que seamos felices y salvos. Porque el que no lo ama; no lo ha conocido y en conocerlo está la vida eterna.  

“El que no ama no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”1 Juan 4:8

Cuando así lo amemos, ¿dejará de ser sufrido? La respuesta es No, hasta que Jesús regrese y transforme nuestra naturaleza. Una vez que el pecado desaparezca, nuestra relación de amor con Dios y entre nosotros será plena, perfecta. 

Amor sin temor

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el amor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.” (1 Juan 4:18).
Que lleve en si castigo, significa   que es sufrido.  

Cuando percibimos que no hay correspondencia o reciprocidad, se produce el sufrimiento, pero aún siendo amados, muy frecuentemente no lo somos como quisiéramos, y eso también produce sufrimiento.

El amor entre nosotros también es sufrido, porque no le es propio a ningún ser humano. El amor que nos entregamos o que profesamos, no es nuestro, proviene de Dios. Siempre y cuando tenga las características mencionadas en el citado texto de la epístola a los Corintios.

Amor entre nosotros

Muchas veces ocurre porque nosotros difícilmente lo explicitamos, antes bien, intentamos entregarlo en la medida en que creemos recibirlo, paradójicamente, para evitar sufrir. Dios, en cambió, nos dice cómo quiere ser amado, porque amándolo, nos amamos.

Sii somos amados como queremos ser amados, ¿dejamos de sufrir? No, porque entonces sufriremos, pero porque, por ejemplo, el tiempo para estar con el ser amado, no será suficiente.

Porque  quien ama siente que no se  comunica con la frecuencia que quisiera.Por creer que puede dar más o porque querrá una relación con más  o mejor tiempo junto al ser amado, y finalmente porque el amor no es nunca reciproco en la forma y eso, hay que aceptarlo. El amor es sufrido.

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

4 Comentarios

  1. Marta Alvarez

    Cuán importante es poder tener el tiempo suficiente para poder entender lo que realmente es el amor, sólo con la inspiración que provee el Espíritu Santo puede ser entendido, hermosa reflexión.

    Responder
    • Hugo Ponce A.

      Ciertamente, y tanto el tiempo como el poder del Espíritu Santo nos son ofrecidos por El Amor.
      Gracias por comentar.

      Responder
      • Nilda

        El amor, en el vivir cotidiano es la máxima expresión de aceptación de uno mismo, del otro, del momento, del estar sin arrogancia, del compartir en el hermoso acto de entregar tiempo, tal vez alegrías, tal vez silencios, lo que tengo y llevo a cuestas es lo que doy con la conciencia de que siempre es y será benevolente.
        Saludos

        Responder
        • Hugo Ponce A.

          Lo comparto absolutamente y te lo agradezco.

          Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

Artículos relacionados

¿Habrá realmente un juicio?

¿Habrá realmente un juicio?

  Recuerdo nítidamente imágenes ilustrativas de lo que sería un juicio celestial. Se mostraba al individuo juzgado frente a un gran trono. Detrás de ese trono, dos majestuosas y enormes tablas con los Diez Mandamientos. Era realmente intimidante, más bien...

Jesús es Lucifer

Jesús es Lucifer

He hecho mención en otras reflexiones de un personaje nefasto, del enemigo que se esfuerza por alejarnos de Dios; es momento que le dedique las siguientes líneas para conocer lo que las Escrituras dicen de él y de sus propósitos. Me refiero a Satanás. Este ser habría...

Descubre tu ángel de la guarda

Descubre tu ángel de la guarda

“Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día”. Así comienza un popular rezo católico que data del año mil ciento once aproximadamente. No es una oración, porque es sabido que la oración es la acción de comunicarse con Dios. La creencia...

Pin It on Pinterest