Sábado, sólo un día de descanso

Mar 15, 2020Reflexión

El sábado, sólo un día de descanso porque no es legalmente,un día feriado. Feriado, es un día, festivo, en que se conmemora algún hecho o evento político, bélico, religioso, u otro relevante del pasado que se recuerda u honra en ese día cada año. Es un día no laborable e inhábil desde el punto de vista legal.

Legalidad

Existe además un feriado semanal. En la mayoría de los países, con influencia del cristianismo, es el domingo. En países con influencia del judaísmo, el sábado y  el viernes en aquellos influidos por la cultura islamica.

Como vemos, el feriado semanal tiene un  origen religioso, cómo lo es también el origen de la semana, a diferencia del año, de sus estaciones, del mes y de los días que tienen su origen en los movimientos del planeta o de su satélite.

Hay países en que existen los feriados denominados irrenunciables. Son algunos días festivos en que por ley no se puede trabajar. En esos casos,  el descanso es obligatorio no opcional.

Esta ley tiene como propósito favorecer a aquellos trabajadores de grandes o medianas empresas que funcionan todos los días, como el comercio los supermercados y todo otro servicio.

 Se exceptúan aquellos que cumplen funciones asistenciales humanitarias y  pequeños negocios que son atendidos por sus dueños.
Bajo esta ley, un empleador no puede citar a sus trabajadores en un feriado irrenunciable, ni siquiera so pretexto de pagos extraordinarios.

Es una bendición tener un día feriado a la semana, para abstraerse de lo laboral y cotidiano, para descansar, recrearse, reponer energías, pasar tiempo con la familia, con uno mismo, con Dios.

Desde la creación 

Para hacer todo aquello que le resulte agradable, grato . Un día así debería ser irrenunciable; y era el propósito de Dios, para sus criaturas, que así fuera, tal que al terminar en seis días su obra creadora en este planeta, el séptimo día, Él, descansó:

“Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.” (Génesis 2:3)

Se puede leer en la Biblia, como sus hijos, siguieron su ejemplo a través del tiempo descansando este día y apartándolo para estar con Él.

El motivo o evento que se conmemora en este feriado divino, es entonces, la creación. El Señor reposó, dándonos ejemplo, y que lo jhayja santificado, significa que lo hace intocable para cualquier propósito meramente laboral. 

Cuando vemos los días de la creación en el libro del Génesis, encontramos que se dice: » y fue la tarde y la mañana un día». Esta expresión evidencia que el día se inicia en la tarde con la puesta del sol y termina en la siguiente puesta de sol en el exacto reloj del cielo.

Los inexactos relojes que dividen periodos convencionales de veinticuatro horas que se inician y concluyen a la media noche, datan aproximadamente recién de fines del siglo X. Esta inexactitud hace que cada tanto tengamos que ajustar con un año bisiesto.

El sábado en la ley

Los seres humanos somos olvidadizos, transigentes y siempre creemos que tenemos mucho que hacer, por ello seguramente el Señor consideró necesario declararlo irrenunciable.

Por ley y junto con otros mandamientos lo escribió con su propio dedo en tablas de piedra. Ésta, como todas las leyes de Dios que no prefiguraban a Jesús, está vigente. Debemos por ley descansar el séptimo día:

”Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.
Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.”
(Éxodo 20:8-11)

Esta ordenanza, como vemos, nos invita a recordar este día, para no olvidar que las maravillas de la naturaleza tienen un Creador y apartarlo sagradamente (eso significa santificar) para descansar.

Una bendición

Un día que nos libera a nosotros y que nos insta a liberar a nuestros cercanos de las cargas laborales. Así se establece en el resumen de la ley de Dios el día de reposo.

El reposo sabático está contenido en una ley con el mismo propósito que el de un feriado irrenunciable a saber: favorecer, beneficiar, bendecir a aquellos a quienes se les otorga.

El espíritu de esta ley, así como el de toda ley, no es el imponer una carga. Menos en este decálogo porque no es gravoso. Porque esta ley no es punitiva en tanto no consigna sanciones por su incumplimiento.

Algunos sugieren una supuesta preeminencia de este mandato por sobre los otros nueve fundados en la creencia de que es el sello de Dios, pero éste argumento lo invalida el orden de importancia o relevancia en que se ubican los mandamientos en la primera y segunda tabla.

El l mandamiento sobre el día de reposo el el cuarto y último de la primera tabla que establece la relación entre el hombre y Dios. En la segunda tabla de los Diez mandamientos se consigna la relación entre los seres humanos, también en orden de importancia.

Sólo un día de reposo

No obstante, fundados en esta supuesta preferencia del cuarto mandamiento, hay quienes creen que guardando u observando legal y religiosamente este precepto, serán salvos, que es una señal una marca identificatoria, un sello.

Esta enseñanza no tiene respaldo en las escrituras, no hay ningún verso en la Biblia que diga que el día de reposo y menos que su observancia, sean una señal que identifica a los salvados, a los fieles.

Lo que si establece el Señor particularmente en el Antiguo Testamento, es que el día a de reposo sería una señal entre Él y su pueblo Israel. El cumplimiento de esta señal sigue vigente al ser Israel la única nación en el mundo que como tal consigna hasta hoy el Sábado como día de reposo.

Que el mandamiento comience con un «acuérdate» no es irrelevante, verdaderamente es uno de los más olvidados, quizá sea esa la razón por la que es resaltado.

El sello verdadero

Se argumenta que es el sello de Dios, porque el mandamiento contiene los elementos de un sello: Nombre (Dios), Cargo (Creador), Jurisdicción (Los cielos y la tierra).

Esta es una deducción espuria, no una revelación de la Biblia. Lo que sí está revelado es que el sello de Dios es el Espíritu Santo.(Efesio 1:13, 4:30, Romanos 4 :11, 2Corintios 1:22.) Porque el Espíritu Santo es Dios y el que tiene a Dios tiene la salvación.

 

“El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida”. (1 Juan 5:12)

Si pudiesen ser salvos sólo los que hayan guardado este día de reposo, la salvación se obtendría por las obras de la ley, sería una obra a través de la cual se obtiene la salvación.

Cuantos hijos de Dios, entre ellos, el ladrón en la cruz, a quien Jesús declaró salvo, estarían perdidos, casi todos los chinos, los indios, culturas antiquísimas y de las más numerosas del mundo; los musulmanes, los cristianos a través de la historia.
Se exceptuarían algunos fieles de entre los judíos y otros pocos de algunas denominaciónes minoritarias del cristianismo. Pero sabemos que no es así porque nada está por sobre El Salvador:

“porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo. (Mateo 12:8)

Reconocimiento y gratitud

Ahora bien, de entre los siete días de la semana, destaca el séptimo día para descansar, no destaca en la ley, entendida como la Toráh ni en los diez mandamientos como explicamos anteriormente.

Agradecemos a Dios que desde el Edén haya establecido un día de descanso que nos permite liberarnos de las cargas y responsabilidades laborales para dedicar las horas de ese día a la recreación física, mental, espiritual, así como para estar en familia, en contacto con la naturaleza y que permite la comunión con Dios y entre nosotros.

El sábado no es señal ni sello de salvación, es sólo un día de descanso, y eso no es poco, como día de reposo es una gran bendición que debemos agradecer y disfrutar y al hacerlo estaremos diciendo que creemos que este mundo no es consecuencia de un proceso evolutivo casual, sino reconociendo que es la obra del Dios Creador.

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

once − 9 =

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

Artículos relacionados

¿Habrá realmente un juicio?

¿Habrá realmente un juicio?

  Recuerdo nítidamente imágenes ilustrativas de lo que sería un juicio celestial. Se mostraba al individuo juzgado frente a un gran trono. Detrás de ese trono, dos majestuosas y enormes tablas con los Diez Mandamientos. Era realmente intimidante, más bien...

Jesús es Lucifer

Jesús es Lucifer

He hecho mención en otras reflexiones de un personaje nefasto, del enemigo que se esfuerza por alejarnos de Dios; es momento que le dedique las siguientes líneas para conocer lo que las Escrituras dicen de él y de sus propósitos. Me refiero a Satanás. Este ser habría...

Descubre tu ángel de la guarda

Descubre tu ángel de la guarda

“Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día”. Así comienza un popular rezo católico que data del año mil ciento once aproximadamente. No es una oración, porque es sabido que la oración es la acción de comunicarse con Dios. La creencia...

Pin It on Pinterest