Más que comer, compartir

May 5, 2020Salud

 

El verbo comer aparece unas cuarenta veces en el libro del Génesis, primer libro de la Biblia, escrito aproximadamente en el 1400 a.c  y más de cuatrocientas veces en toda la Biblia, todo un récord.  Sólo en este verso  la palabra “comer” aparece tres veces:

“Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.” (Génesis 3:6)

Su importancia es tal, que el conflicto en el jardín de Edén que determinó nuestra existencia, estuvo en sí comer o no  comer un fruto. Hoy para muchos sigue siendo en determinadas circunstancias, un dilema comer o no comer.

Cuanto y que debemos comer será parte de otros artículos y de lo que cada uno debe descubrir idealmente con la ayuda de un profesional del tema para que esté de acuerdo a sus requerimientos nutricionales.

El tipo de alimentación dependerá de factores como contextura, actividad, metabolismo, y aún del lugar geográfico en que se viva. Es lo que debería primar por sobre las teorías de comer a determinadas horas, si dos o cinco veces por día o con qué frecuencia.

Que sea Alimento

La primera apreciación que hacemos del citado texto del Génesis es que el árbol era “bueno para comer”, la premisa básica es que no todo es bueno para comer, ni siquiera todo es para comer.

Hay hongos comestibles y otros venenosos, entre los animales; algunos pueden ser comestibles, pero otros, definitivamente no son buenos para que los comamos, podrían ser muy dañinos o definitivamente venenosos, como algunos moluscos con una alta carga de toxinas que los constituyen un veneno para los humanos.

Comer es claramente una necesidad, pero es mucho más que ingerir alimentos para la subsistencia como en los animales. En nuestro caso, debería ser un agrado, un placer cuyo extremo es la gula. El otro, el hambre, que es además, la expresión del mecanismo que nos indica qué hay un requerimiento de comida.

Es casi siempre difícil el equilibrio: comer con placer aquello que nos alimenta; porque no necesariamente todo lo que ingerimos es beneficioso para nuestro organismo en calidad y/o cantidad. Así surgen los nutriólogos.

Que sea agradable

Otro aspecto que resalta en el versículo del encabezado es que el árbol era bueno para comer, pero además; “agradable a los ojos”, en otras palabras, la comida entra por la vista.

Comer es un agrado cuando los alimentos están bien preparados y además bien presentados, cuando a los ojos resultan apetitosos en colores, al olfato en aromas, al gusto en sabores. Hay a este respecto, buenos y no tan buenos cocineros . Así surgen los chef.

El último aspecto que destacó del verso de la Biblia precedente es que Eva “dio también a su marido, el cual comió así como ella.” No voy a analizar ahora, las razones de fondo que pudo haber tenido Eva para darle del fruto a su marido, podría ser causa de discrepancias en algunas parejas.

Que sea grato

Resaltaré, en cambio, otro hecho: alimentarnos es una necesidad pero también un placer para compartir. No existen las mesas comedor para una persona, esos son pupitres o escritorios, los comedores son para cuatro, seis y más personas.

Sentarse a servirse algo, debería ser también un agrado en tanto nos permite compartir. Sentarnos a la mesa con otros, invitar a alguien a cenar  es querer estar compartiendo, no sólo una comida, afectó, cariño, amor.

He aquí yo estoy a la puerta y llamó; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con el, y él conmigo (Apocalipsis 3:20).

 

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 6 =

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

Artículos relacionados

Un cerdo en la oscuridad

Un cerdo en la oscuridad

El misionero debía realizar su primera visita a poblados rurales del árido desierto de la región de Tarapacá en el norte de Chile; donde había sido enviado. No obstante la aridez de esa gran zona desértica, hay parajes  bellísimos, como el oasis de Pica poseedor de...

Un buen vino

Un buen vino

Para algunas personas, no pocas, todos los vinos son buenos. Para otros un buen vino debería ser el que en el año 2018 fue subastado en más de medio millón de dólares. Pero no necesariamente un vino caro es el mejor. He sabido que los hay no tan caros y muy buenos. El...

La mejor dieta alimenticia

La mejor dieta alimenticia

Los parlamentarios de mi país deben ser de los pocos que les resulta agradable la palabra “dieta” porque para ellos es una asignación monetaria, que a diferencia de las dietas nutricionales, es suculenta. Esta podría ser la mejor dieta alimenticia,  pero no es así....

Pin It on Pinterest