Ser de derecha o izquierda.

Nov 9, 2019Reflexión

No se escandalice, no se alegre, no se enoje, dependiendo de su cercanía con estas corrientes políticas. Ser de derecha o izquierda, no es sólo una cuestión de tendencia partidaria, porque  el título está tomado de los textos de la Biblia:

Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid benditos de mi padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. (Mat. 25:34)

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mi, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. (Mat. 25:41)

El Señor ubica a su derecha, no a los de esa tendencia política, sino a quienes obraron con su prójimo, como todos deberíamos: dando de comer al hambriento, bebida al sediento, ropa al desnudo, recibiendo al extranjero, visitando a los enfermos y a quienes están en la cárcel.

Ubica así mismo a su izquierda, no a la amplia gama entre socialistas y comunistas, sino a quienes fueron indiferentes a las necesidades de sus más cercanos.No compartieron, no solidarizaron, no empatizaron.

Pero quizás, podríamos encontrar alguna mera coincidencia entre ser de derecha o izquierda. Políticamente quienes se ubican en la izquierda; tienen como máxima la defensa de la igualdad social.

Por otra parte, quienes se ubican a la derecha; consideran las diferencias sociales como normales, naturales e inevitables. Unos creen que todos podemos ser iguales y los otros consideran inviable la igualdad.

Así, pareciera que es más loable ofrecerles el reino a los de la izquierda y el infierno a los de la derecha.

En realidad, sin juegos semánticos, detrás de estas opciones, deben haber más que simpatías: convicciones. Podríamos pensar que la corriente política más cercana al cristianismo es la que en sus ideales propugna la igualdad de todos en todo.

Pero supone al ser humano moralmente neutro en su origen, donde el ambiente en su desarrollo, en su formación, determina si será bueno o malo en su actuar. Excluye la existencia de Dios, del bien y del mal más allá de la conducta.

“Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” (Romanos‬ ‭5:12‬)

Lo que este pasaje de las escrituras enseña, junto con muchos otros, es que el ser humano es intrínsecamente malo o pecador, vale decir; no somos malos porque pecamos, pecamos porque somos malos.

Somos malos que hacemos cosas buenas, no buenos que hacemos cosas malas. Así entonces, la igualdad es una quimera, una ilusión. A menos que esa igualdad les sea impuesta.  Pero así mismo como la Biblia enseña que el hombre es malo, enseña que fue dotado de libre albedrío.

Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” (‭‭Génesis‬ ‭2:16-17‬)

Escoger entre todos los árboles del huerto, era libertad, pero como vemos, la libertad se desarrolla sólo en ámbito de la justicia, alguien la regula, la imparte, obra sólo en el bien, si se obra mal, se pierde.

El libre albedrío en cambio, le otorga la capacidad de actuar también en el mal. La igualdad impuesta, se contrapone con el libre albedrío, no importa cuán buena sea esta igualdad, siempre habrá quienes decidirán por el mal o simplemente por lo contrario o lo distinto. Desde este punto de vista digo que la igualdad es idealismo, ilusión.

Por otra parte, quienes creen que la igualdad no es posible, sino que las diferencias sociales son naturales, propenden más a la equidad, pero no en virtud de las enseñanzas del Dios en que dicen creer, sino en los fundamentos de la meritocracia, la competitividad y el mercado.

“Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.

Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.” (S. Mateo‬ ‭25:41-45‬)

En este texto del evangelio, los de la izquierda no reconocen a Jesús , porque no lo conocieron, no creyeron el Él, como ocurre mayoritariamente en las ideologías de la izquierda.

En la realidad, los de la derecha ideológicamente creen en Dios, pero tampoco lo reconocen. Felizmente estar a la derecha o a la izquierda del Salvador, no es una cuestión de inclinaciones políticas, ni siquiera de la elección de una religión y menos del ser parte de una iglesia.

Será el resultado de una decisión personal de aceptarlo o rechazarlo, de seguir intentando infructuosamente hacer el bien y ser bueno o querer conocerlo para que Él obre en nosotros.

Decidir ser de la derecha o izquerda, aceptarlo o rechazarlo, seguir intentando infructuosamente hacer el bien o querer que Él obre el bien en nosotros.

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − nueve =

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

Artículos relacionados

¿Habrá realmente un juicio?

¿Habrá realmente un juicio?

  Recuerdo nítidamente imágenes ilustrativas de lo que sería un juicio celestial. Se mostraba al individuo juzgado frente a un gran trono. Detrás de ese trono, dos majestuosas y enormes tablas con los Diez Mandamientos. Era realmente intimidante, más bien...

Jesús es Lucifer

Jesús es Lucifer

He hecho mención en otras reflexiones de un personaje nefasto, del enemigo que se esfuerza por alejarnos de Dios; es momento que le dedique las siguientes líneas para conocer lo que las Escrituras dicen de él y de sus propósitos. Me refiero a Satanás. Este ser habría...

Descubre tu ángel de la guarda

Descubre tu ángel de la guarda

“Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día”. Así comienza un popular rezo católico que data del año mil ciento once aproximadamente. No es una oración, porque es sabido que la oración es la acción de comunicarse con Dios. La creencia...

Pin It on Pinterest