El virus no morirá

May 12, 2020Salud

Virus, palabra del latín que etimológicamente, significa veneno. En biología se define como un ”agente infeccioso microscópico acelular” también como una “partícula de código genético ADN o ARN encapsulada en una vesícula de proteínas”.
Estas definiciones y otras muy vigentes afirman que los virus son nano partículas inertes invisibles al microscópico óptico, sólo se pueden visibilizar a través de un microscopio electrónico.

El virus

Cuando digo partículas inertes, en esencia, paquetes de moléculas, me refiero a que no tienen vida. Son  acelulares;  y sabemos que la célula es la unidad anatómica fundamental de todo  organismo vivo.  Han surgido voces disidentes a este respecto, no obstante las definiciones vigentes serán la base de esta reflexión.

El virus que mantiene preocupado al mundo por estos días es el SARS CoV-2, de la familia de los coronavirus, nombre asignado por la forma que tienen semejante a una corona. Este es el que produce la enfermedad Covid-19, que comenzó como una endemia en Wuhan, China, pasando rápidamente a convertirse en epidemia y más raudamente aun en pandemia.

Al igual que cualquier otro virus, el coronavirus necesita un huésped para reproducirse. Para hacer esto, se unen a las proteínas en la cápside a través de las glucoproteínas que se encuentran en la envoltura del virus.

En realidad, es la célula invadida la que comienza  a multiplicar porque interpreta que el ARN introducido le es propio y crea millones de copias comenzando a producir proteínas vírales, generando nuevos virus que salen de la célula infectando a otras y así sucesivamente.

El sistema inmune de nuestro organismo, mediante una compleja red de células, órganos y tejidos trabaja para defendernos de los microorganismos y sustancias tóxicas que podrían enfermarnos como: hongos, parásitos, virus y bacterias.

Todos nuestros órganos contienen células del sistema inmune. Se  originan en la médula ósea y se encuentran en la sangre, en la linfa. Estas  células se concentran más, en los ganglios linfáticos, las amígdalas, el bazo o el timo, pero también podemos encontrarlas en la piel, las mucosas, los pulmones, el aparato digestivo y en todo  el cuerpo.

Cuando nuestro organismo se enfrenta con un patógeno como es el caso del coronavirus, el sistema inmune responde de dos maneras en paralelo:
Una es la respuesta innata que es la primera que se desarrolla, y normalmente es efectiva para eliminar a diferentes tipos de agresores. La otra es la respuesta adaptativa, que produce anticuerpos capaces de destruir determinados microorganismos o células infectadas.

Un rasgo particular de la respuesta adaptativa es que deja memoria. Es decir, recuerda los patógenos con los que tu cuerpo ha entrado en contacto en el pasado, y por ello sabrá cómo combatirlos en el futuro, aunque esto no está aún probado en el caso del Covid-19.

El Epidemiólogo sueco Johan Gieseck dijo: Esta enfermedad se propaga como un incendio y lo que uno hace no cambia demasiado. Todos se van a contagiar el virus”. Cuando él dice todos, es todo el mundo. Creo por tanto, que todos nos contagiaremos.  Unos antes de la vacuna (si se encuentra) y otros ya vacunados. La diferencia está en que los que vacunados tendrán mayores posibilidades de sobrevida.

El otro virus

Todos nos  infectaremos porque los virus no mueren; no tienen vida, no pueden ser eliminados, sólo controlados. Me permito en este punto hacer un paralelismo con otro virus que nos infectó a todos en diferente formas y grados y que está en nosotros pudiendo sólo, ser controlado. Se llama pecado y produce la enfermedad de la maldad.

No tiene cura, algunos morirán por su causa,  aunque todos tenemos un sistema de defensa,que también  tiene una respuesta innata ante este virus; el haber sido hechos a imagen y semejanza de Dios, permite que la maldad no se desarrolle incontroladamente y sintamos y expresemos bondad, amor.
La segunda manera en que nuestro sistema responde, es recordándonos y reconociendo qué hay tendencias que no podemos controlar y que requieren la intervención de un agente externo.
Pero la vida no dependerá sólo del reconocimiento de esa intervención, sino de la voluntad de aceptar ponernos en las manos del gran médico, Jesús,. El único que puede mantener controlado este virus como para no llegar a morir por el.

Jesús, nos dará recetas para mantener esta enfermedad controlada en el transcurso de nuestra vida. Aunque lleguemos en cualquier momento y por cualquier causa  a estar en un estado de inconsciencia, a “morir”,  no será el fin de nuestra existencia, porque   pasado ese período seremos resucitados; y allí finalmente el Señor destruirá este virus llamado pecado y pondrá término a toda enfermedad, dolor, sufrimiento y a la muerte.

”Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsis 7:17)

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 6 =

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

Artículos relacionados

Un cerdo en la oscuridad

Un cerdo en la oscuridad

El misionero debía realizar su primera visita a poblados rurales del árido desierto de la región de Tarapacá en el norte de Chile; donde había sido enviado. No obstante la aridez de esa gran zona desértica, hay parajes  bellísimos, como el oasis de Pica poseedor de...

Un buen vino

Un buen vino

Para algunas personas, no pocas, todos los vinos son buenos. Para otros un buen vino debería ser el que en el año 2018 fue subastado en más de medio millón de dólares. Pero no necesariamente un vino caro es el mejor. He sabido que los hay no tan caros y muy buenos. El...

La mejor dieta alimenticia

La mejor dieta alimenticia

Los parlamentarios de mi país deben ser de los pocos que les resulta agradable la palabra “dieta” porque para ellos es una asignación monetaria, que a diferencia de las dietas nutricionales, es suculenta. Esta podría ser la mejor dieta alimenticia,  pero no es así....

Pin It on Pinterest