Raíces.

Feb 2, 2020Maravillas de la Creación

Cuando se nos habla de raíces, por lo general nos imaginamos esas especies de cuerdas más o menos leñosas que crecen bajo tierra y les proporcionan alimento a las plantas. Pero ¿saben ustedes cuán largas y fuertes pueden ser las raíces?

Una planta de alfalfa de unos treinta centímetros de alto puede tener raíces de hasta diez metros de longitud. Si pudiésemos poner las raíces de una planta de maíz una detrás de otra, en una sola fila, formaríamos un hilo de treinta y cuatro metros de largo. Las raíces del quebracho californiano pueden ocupar hasta dos mil quinientos metros cúbicos de subsuelo. La raíz más profunda que se conoce fue descubierta en África. Era de un árbol de acacia que llegó a cincuenta metros de profundidad.

Las raíces tienen que abrirse paso a través del suelo compacto, sortear piedras y otras sustancias duras para afirmarse y continuar creciendo. La fuerza de cualquier raíz es prácticamente sin medida y la más pequeña de ellas puede desplazar pequeños obstáculos y perforar el suelo. Algunas raíces producen una sustancia química que se encuentra en su extremo y que disuelve el suelo frente a ellas.

Cuando las raíces tropiezan con granito, por ejemplo, éste se parte mientras las raíces, que parecen suaves y frágiles en comparación, continúan creciendo persistentemente.

Lo que más buscan las raíces es agua, porque cuando hay abundancia de ella la planta está en condiciones de fabricar buen alimento y dispone de medios para transportarlo a través del tronco, las ramas y las hojas.

Tenemos en Jesús una provisión constante de agua, y se nos ha dado su espíritu para ayudarnos a introducir profundamente nuestras raíces en busca del agua verdadera y viviente. Ahora mismo tú, estimado lector, deberías decidirte a estar arraigado y fundado en Jesús. Ese fundamento te proporcionará gran fe, una fe tan fuerte que será capaz de mover montañas, tal como la frágil raíz puede poner peñascos.

«Pero Dios nos reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aún lo profundo de Dios» (1Cor. 2:10)

Windows on God’s Word. Santiago A. Tucker. 1975.

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − siete =

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

Artículos relacionados

La Gallareta

La Gallareta

La gallareta es una hermosa ave acuática, clasificada así, no sólo porque chapotea o nada en el agua, sino por ocupar ambientes hídricos para vivir y porque, además, al igual que otras especies, tiene la característica de poder caminar por sobre el agua. Para levantar...

El águila

El águila

El águila es conocida en todo el mundo como símbolo de varios países. Entre ellos se encuentran Austria, Alemania y los Estados Unidos. Algunos han tratado de desacreditarla calificándola de depredadora y a veces de fanfarrona y ladrona. Pues bien, ¿no somos todos a...

Seguidores de ciegos

Seguidores de ciegos

En los tiempos bíblicos la gente dependía del, cultivo del suelo para su sostén. La persona que trabajaba persistentemente y confiaba en Dios, siempre vivía satisfecha. Pero entonces, como ahora, había quienes pensaban que habían descubierto la manera de hacerse ricos...

Pin It on Pinterest