Las ardillas voladoras

Oct 27, 2019Maravillas de la Creación

La ardilla voladora pesa cien gramos y está perfectamente diseñada, por así decirlo, para planear. Su piel se prolonga formando un par de membranas que se extienden a lo largo de su cuerpo, y que van desde las patas delanteras hasta las traseras. Un par de cartílagos, manejados por las patas delanteras, las ponen en condición de volar.

 

En realidad, esta ardilla no vuela, sino que planea en forma asombrosa. Antes de desprenderse de la rama del árbol, la ardilla mide la distancia con los ojos, al parecer. Se inclina a un lado y al otro para calcular la distancia, con el fin de elegir el lugar adecuado para aterrizar. Los matemáticos llaman a este proceso triangulación geométrica.

La ardilla voladora comienza su vuelo lanzándose al aire con las cuatro patitas juntas para abrirlas pocos segundos después. Las membranas se extienden entonces al máximo, y se llenan de aire como si fueran un paracaídas. Mientras planea, la ardilla puede cambiar de curso para evitar las ramas y los troncos de los árboles. Lo logra moviendo la cola como si fuera un timón, o variando la tensión de una u otra de las membranas.

Es algo similar a lo que ocurre con un barco de vela, con la diferencia que en este caso la vela está en posición horizontal. Antes de aterrizar, levanta la cola y el cuerpo, al mismo tiempo que baja las patas traseras para amortiguar el golpe. Después de eso trepa a otro árbol para repetir el procedimiento hasta llegar a destino.

Las ardillas voladoras nacen ya sabiendo cómo planear. Si se lanza al aire una ardilla de tres meses, llevará a cabo todas las maniobras necesarias para aterrizar sin problemas.

Ciertamente el Creador a provisto a la ardilla voladora de medios suficientes para guardarla en todos sus caminos y evitarle choques contra piedras o árboles. ¿ Hará menos por nosotros.? Su promesa es: Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra (Salmo 91:11, 12).

De: Maravillas de la creación

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 9 =

Un libro de orientación espiritual que nos permite aprender de aspectos teológicos y religiosos muchas veces desconocidos, tergiversados e incluso olvidados. Si bien sus enseñanzas están fundadas principalmente en la Biblia, no tiene un objetivo proselitista, ni busca ser una apología de las enseñanzas de las Escrituras. Así, pretende contribuir a conocer aspectos espirituales reales de la vida diaria, que produzcan paz interior.

Disponible en Amazon en formato físico con envío a todo el mundo y en iBooks en formato electrónico.

Artículos relacionados

La Gallareta

La Gallareta

La gallareta es una hermosa ave acuática, clasificada así, no sólo porque chapotea o nada en el agua, sino por ocupar ambientes hídricos para vivir y porque, además, al igual que otras especies, tiene la característica de poder caminar por sobre el agua. Para levantar...

El águila

El águila

El águila es conocida en todo el mundo como símbolo de varios países. Entre ellos se encuentran Austria, Alemania y los Estados Unidos. Algunos han tratado de desacreditarla calificándola de depredadora y a veces de fanfarrona y ladrona. Pues bien, ¿no somos todos a...

Seguidores de ciegos

Seguidores de ciegos

En los tiempos bíblicos la gente dependía del, cultivo del suelo para su sostén. La persona que trabajaba persistentemente y confiaba en Dios, siempre vivía satisfecha. Pero entonces, como ahora, había quienes pensaban que habían descubierto la manera de hacerse ricos...

Pin It on Pinterest